Ya se sabe cómo cazan las arañas de tierra

Científicos checos de Praga han descubierto la singular manera de cazar de las arañas de tierra. Su descubrimiento fue publicado por la revista Journal of Experimental Biology.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los gnafósidos, o las arañas de tierra, tienen un hilo flexible con un pegamento de secado rápido con una fuerza de fricción 750 veces mayor que la de adhesivos sintéticos.

Este animal usa un modo de cazar insólito entre las arañas. En vez de crear telarañas, ataca activamente a la presa atándola con sus hilos.

El ataque es tan rápido que resulta invisible para el ojo humano, de manera que hasta hace poco se desconocía lo que sucedía en el asalto. Su manera de cazar fue revelada ahora por una cámara de alta velocidad utilizada por los científicos checos, según dice Milan Řezáč del equipo internacional de zoólogos del Instituto de Praga-Ruzyně.

“En los gnafósidos ha evolucionado una manera especial de caza que consiste en atar a la presa, lo que es una estrategia extraordinaria. Esta araña no hila telarañas ni se abalanzan sobre la presa”, dijo.

Se puede decir que la araña de tierra sacó fuerzas de flaqueza, ya que su hilo pegajoso le imposibilita crear telarañas, así que pone la fibra en una base y luego echa a correr alrededor de la presa hasta amarrarla, según demostraron las tomas a cámara lenta.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los gnafósidos incluso no temen atacar a insectos de tamaño mayor que ellos y muchas veces triunfan gracias a su manera única de luchar, aprovechando el momento de la sorpresa. Si el rival no se defiende con prontitud la araña no le da oportunidad para hacerlo después.

El gran enemigo de los gnafósidos son los pompílidos, conocidos vulgarmente como avispas de las arañas. El experto explica el origen de su nombre.

“Estas avispas paralizan a la araña con su aguijón y luego hacen de ella una conserva viva para sus crías. Ponen huevos en ella, de los que nacen larvas que poco a poco van devorando a la araña, que sigue estando viva, porque si se muriera, se echaría a perder. Está solo paralizada y así se conserva”, indicó Řezáč.

Las arañas de tierra son un insecto muy común en casi todo el mundo. En Chequia viven hasta unas 70 de las más de 2.000 especies que aparecen en el planeta.