Praga regala corazones y una plaza a Václav Havel

La plazoleta junto al Teatro Nacional de Praga lleva el nombre de Václav Havel desde este martes. La capital checa rindió homenaje de esta forma al ex presidente checo en ocasión del 80 aniversario de su nacimiento. El lugar lo decora asimismo un nuevo conjunto escultórico muy ligado a Havel.

‘Plaza de Václav Havel’, foto: ČTK‘Plaza de Václav Havel’, foto: ČTK ‘Plaza de Václav Havel’ sostiene una placa instalada en el edificio de la Nueva Escena, junto a la sede histórica del Teatro Nacional de Praga. La plazoleta no tenía ningún nombre hasta el momento y en ocasión del 80 cumpleaňos incumplido del dramaturgo, disidente y mandatario, Václav Havel, la capital Praga le dio ese regalo póstumo a modo de reconocimiento y agradecimiento por los cambios democráticos en el país, de los que fue el mayor protagonista.

La plazoleta la decora una nueva obra escultórica en forma de varios corazones, algunos hechos de alambre y en forma de celda, a cuya inauguración asistió la viuda del ex presidente, Dagmar Havlová, que apreció en especial que se tratara de algo simbólico y estrechamente vinculado con su fallecido esposo.

Dagmar Havlová, foto: ČTKDagmar Havlová, foto: ČTK “Me gustan en especial los corazones de alambre en forma de celda, porque hacen recordar la parte oscura de la vida de Havel, o sea su estadía en la cárcel. Él hubiera estado muy contento con esta obra. El corazón es un símbolo de Václav Havel que en su firma ponía siempre un pequeño corazón, por lo que a mí también me gusta mucho”.

Los corazones son obra del escultor y amigo de Havel, Kurt Gebauer, quien resaltó que quiso hacer algo especial que caracterizara la personalidad de Havel y a la vez resultara atractivo para todas las generaciones, según confesó en entrevista para la Televisión Checa.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”Mi intención fue que no sea un monumento clásico, sino que se trate de una obra interactiva. Así surgió la idea de los corazones, algunos de alambre y uno completamente pintado, en el que los ciudadanos pueden escribir sus mensajes a Havel o sus opiniones sobre temas actuales. Posteriormente estos mensajes serán grabados en el corazón y éste pasará a ser transparente y estará iluminado desde adentro”.

La Plaza de Václav Havel y los corazones se encuentran en un lugar muy ligado con Havel. Están junto al Teatro Nacional, donde fueron presentadas algunas de sus obras, enfrente está la cafetería Slavie, donde Havel gustaba de juntarse con sus amigos. Por allí pasa la Avenida Nacional (Národní Třída), donde se efectuó la multitudinaria manifestación estudiantil el 17 de noviembre de 1989 que fue brutalmente oprimida por la Policía. Esto impulsó a las multitudinarias manifestaciones contra el régimen comunista conocidas como ‘La revolución de Terciopelo’ que llevaron a los cambios democráticos en el país, encabezados por Havel.

Havel abrió el Castillo de Praga a los ciudadanos

Castillo de Praga, foto: Štěpánka BudkováCastillo de Praga, foto: Štěpánka Budková A la vez, desde el malecón del Moldava, a unos pasos de la Plaza de Václav Havel, hay una hermosa vista al Castillo de Praga, uno de los lugares de la capital checa que revivió gracias justamente al fallecido ex presidente. Havel decía que el Castillo debía dejar de ser una fortaleza protegida por la Policía, que cabría someterlo a un retoque y abrirlo al amplio público, según lo testimonia una grabación histórica de la Radiodifusión Checa.

”Praga y el Castillo de Praga representan una obra que es resultado de una cooperación internacional. En ella se desempeñaron arquitectos de diversas nacionalidades, no importaba de dónde provenían, sino si eran buenos profesionales. Con ello Praga se fue convirtiendo en una verdadera encrucijada europea, una encrucijada cultural y espiritual. Era un honor vivir y trabajar en Praga y yo desearía que fuera así de nuevo”.

El Foso de los Ciervos, foto: Dezidor, CC BY 3.0El Foso de los Ciervos, foto: Dezidor, CC BY 3.0 Desde que asumió la silla presidencial, primero de Checoslovaquia y más tarde de la República Checa, Havel fue materializando su visión sobre el Castillo de Praga, participando activamente en la elaboración de los proyectos y las propias labores. Fueron reconstruidos y abiertos al público los llamados Jardines del Sur (Jižní Zahrady), el área del Foso de los Ciervos (Jelení Příkop), se puso una nueva pavimentación en la Plaza de Jorge, se reconstruyó el antiguo invernadero para cítricos y otras plantas tropicales, y la antigua Caballeriza Imperial (Císařská Konírna), donde antes había un gimnasio para la Guardia del Castillo, fue transformada en una galería de arte.

Igualmente han sido readaptados los interiores de algunos salones de la sede presidencial que forma parte del área del Castillo de Praga. Para los checos así Havel, además de ser un símbolo de la democracia, la libertad y la lucha por los Derechos Humanos, es un ejemplo a seguir en el sentido de que un alto político puede continuar comunicándose y estar cerca de las masas populares.