Crece el número de turistas en Chequia en casi un 6%

En los primeros nueve meses del año se alojaron en los hoteles y pensiones de la República Checa casi 7 millones de personas, la mayor cifra desde 2000.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů El sector turístico sigue creciendo en Chequia. Los datos de los primeros nueve meses del año demuestran un crecimiento del 5,9% interanual, con el alojamiento en hoteles, pensiones y cámpines del país de casi siete millones de personas. De ellos 3,8 millones son ciudadanos extranjeros y 3,2 millones son checos.

La nacionalidad predominante entre los turistas de fuera ha sido la alemana, con más de un millón y medio de turistas. Le siguen eslovacos y polacos. El mayor crecimiento ha sido sin embargo de ciudadanos chinos, que han duplicado su número, y de asiáticos en general, comenta Petra Báčová, del Instituto Checo de Estadística.

“La República Checa se está convirtiendo en un destino turístico popular para los asiáticos. La mayor parte de los turistas de esta zona vienen de Japón y Taiwán. A diferencia de la situación de 2015 y 2016 también ha comenzado a crecer el número de turistas de Rusia”.

Como es habitual, la ciudad que más pernoctaciones ha registrado ha sido Praga, con 2,2 millones de huéspedes, un 4,2% más que en 2016 por las mismas fechas. Los monumentos más visitados han sido el Castillo de Praga, el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja y el Jardín Zoológico.

Jan Papež, foto: Jana Trpišovská, ČRoJan Papež, foto: Jana Trpišovská, ČRo En Cheqia hay actualmente más de nueve mil establecimientos que ofrecen alojamiento, de los que la mayoría son pensiones. Solo unos 700 son hoteles de cinco o cuatro estrellas.

Según el vicepresidente de la Asociación de Agencias de Viajes, Jan Papež, aun así la capacidad está limitada.

“En algunos momentos falta capacidad, sobre todo en Praga. En las regiones faltan plazas en los hoteles de más calidad. Esto significa que es necesario mejorar la infraestructura de las regiones. Depende de si conseguimos prolongar la temporada para que no sea tan corta”.

Los extranjeros prefieren alojamiento de más calidad que los checos. Por ejemplo, el 90% de los clientes de hoteles de cinco estrellas vienen de fuera. Por el contrario, los checos predominan en los cámpines, donde solo el 12% de los huéspedes son extranjeros.