El líder espiritual arhuaco reconecta a los checos con sus orígenes

Volver a conectar a los checos con sus orígenes para que combatan el caos y buscar apoyo para proteger su comunidad indígena ante las invasiones amenazantes. Esa es la misión del colombiano Asdrubal Torres en la República Checa. El líder espiritual de los arhuacos, conocidos también como la “nación de la hoja de coca”, habló con Radio Praga sobre la espiritualidad de su comunidad y los mayores problemas que afronta.

Asdrubal Torres, foto: Dominika BernáthováAsdrubal Torres, foto: Dominika Bernáthová Meditaciones, rituales para conservar el equilibrio entre la civilización y la naturaleza, así como una total conexión con su tierra sagrada. Desde más de 1.500 años es la realidad de la comunidad arhuaca, asentada en la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia.

Fue allí donde la checa Alena Antonovičová, presidenta de la Asociación de Amigos de Colombia, conoció al líder espiritual Asdrubal Torres. Su filosofía la cautivó tanto que decidió difundirla entre sus paisanos invitándolo a dar una serie de seminarios en la República Checa.

La primera se efectuó en la feria de estilo de vida sano Festival Evolution en Praga. Asdrubal Torres platicó con los checos sobre la necesidad de armonizar lo material y lo espiritual con el fin de afrontar la amenaza de las consecuencias de la tecnología y el desarrollo, que pone en peligro tanto la mente humana como el planeta.

Asdrubal Torres en el Festival Evolution, foto: Alena AntonovičováAsdrubal Torres en el Festival Evolution, foto: Alena Antonovičová Asdrubal Torres indicó que la mente de los checos está abierta para recibir el mensaje de que la felicidad no está en lo material.

“Los checos poco a poco se van dando cuenta de esta necesidad de reconectar con su origen. Algunos dicen que están preocupados por el desarrollo. Incluso los grandes científicos saben que si este motor del desarrollo no se armoniza con la ciencia de la naturaleza, está en un caos. Es ser irresponsable frente a su origen y a la Humanidad. El mercado, el desarrollo y las tecnologías tienen que armonizar con las ciencas de la naturaleza. Porque así nos destruimos todos la casa grande que es esta Tierra. Los checos van entendiendo bastante y quieren saber más”, afirmó.

Lucha contra el Estado y el narcotráfico

Asdrubal Torres obtuvo una beca de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el marco del programa de la Enseñanza de los Derechos Humanos para las Comunidades Indígenas de Latinoamérica. Actualmente participa en un proyecto para ayudar a las sociedades indígenas, que se ven constantemente amenazadas por los colones que se habían apropiado de sus tierras, según explica.

Coca, foto: Sten Porse, CC BY-SA 3.0Coca, foto: Sten Porse, CC BY-SA 3.0 “Los grandes terratenientes siembran mucha coca, hay mucho narcotráfico, es un campo de guerra. Están pensando solo en dinero. Nosotros no tenemos que ver nada con esto y estamos quitándolo. Esto ha sido una confrontación incluso con el Estado mismo, porque quiere explotar el territorio sagrado de nuestra gente. Es atentar contra nuestra casa. Tenemos unas peleas políticas constantes, nos hemos sentado muchas veces con el Gobierno a discutir. Necesitamos alianzas, organizaciones no gubernamentales que trabajen con los Derechos Humanos”.

“La coca es la jefa de las plantas”

Mientras que para unos la coca no es más que ganancia, para los arhuacos representa la máxima conexión con el Creador, matiza el líder espiritual.

“En mi pueblo practicamos una ceremonia con la coca, que es la primera planta, la jefa de las plantas. A través de ella nos comunicamos con los Dioses, es la llave para comunicarnos con nuestro Creador. Para nosotros es muy sagrada. La introducimos en la boca como un símbolo de la palabra del Creador. Esto significa que Él está allí y que tenemos derecho a usar la palabra. Por eso, muchos pueblos de Latinoamérica la utilizan. Incluso los egipcios la usaban.”

Una ceremonia de la coca en pleno centro de Praga

Asdrubal Torres en el Festival Evolution, foto: Alena AntonovičováAsdrubal Torres en el Festival Evolution, foto: Alena Antonovičová Los checos tendrán la oportunidad de experimentar la ceremonia de la coca en su propias carne. Tendrá lugar este sábado en Praga tras una marcha ritual con salida en la Puerta de Písek (Písecká brána) rumbo a la colina de Petřín.

Una conexión con la tierra sagrada de los arhuacos se ofrece asimismo a través de los productos orgánicos, como café, chocolate y productos de algodón arhuacos. Su venta ayudará a Asdrúbal Torres a conseguir recursos para comprar los terrenos de los colonos y salvaguardar de esta forma las tradiciones precolombinas ante las invasiones ajenas, según subraya.